Por: Abril Mejías y Manuela Ramírez

Soporte de Reclutamiento en GSB

A medida que el tiempo pasa y conforme envejecemos, somos capaces de percibir cada vez más los avances de la tecnología, poco a poco se vuelven más accesibles. A continuación, hablaremos de cuatro tendencias tecnológicas que impactarán en el año 2019 y cómo en un futuro podrían cambiar el mundo de la gestión de servicios de soporte técnico:

1 – Inteligencia Artificial: es un tema que desde hace varios años se ha dado a conocer, la combinación del software, los datos y la Inteligencia Artificial busca simplificar la toma y ejecución de decisiones, será algo que muchas compañías que no dudarán en aplicar.

¿Dónde veremos estos resultados? Principalmente en el sector salud, financiero, informático, entre otros. Esta tecnología no busca reemplazar la mano del hombre en el mundo, pero sí facilitar muchos procesos y hasta tener una mejor calidad de vida.

Imagina el escenario: tu equipo tiene un problema, pero en lugar de llamar a una mesa de ayuda “humana”, dicho equipo estará conectado a una red que detectará, hará troubleshooting, corregirá, configurará y hará pruebas automáticamente y en cuestión de segundos, basada en todo el conocimiento acumulado y disponible sobre ese tipo de equipo, así como en las preferencias registradas y detectadas del usuario en particular.

2 – Bitcoin y Blockchain: la primera se trata de una moneda digital, no es la única pero sí la más conocida y surge en parte con la idea de un mercado global, cuyas transacciones sean más libres y no se vean afectadas por impuestos de gobiernos o comisiones de bancos. El segundo es un sistema de contabilidad que permite transacciones seguras, a través de la dispersión de los datos en una cadena de receptores y transmisores que vuelven mucho más difícil su rastreo que si se transfirieran de punta a punta.

En conjunto, ambas tecnologías facilitarían el cobro y pago por servicios de manera internacional, ocupando una moneda que tenga el mismo valor y sea a su vez utilizable por todos; no más comisiones por transferencias bancarias o pérdidas por convertir a una moneda nacional. Todo además a través de transacciones seguras.

3 – Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés): esta tecnología es una gran revolución en todos los ámbitos, implica que la gran mayoría de los objetos estén conectados a Internet. Las “cosas” enviarán y almacenarán información sobre cómo las estamos utilizando y al mismo tiempo compartirán datos entre ellas, con el fin de personalizarlas y facilitarnos su uso a través de una verdadera interacción. Lo curioso es que, en la Internet de las cosas, entra “una persona con un implante de monitor de corazón, un animal de granja con un transpondedor de biochip, un automóvil que tiene sensores incorporados para alertar al conductor cuando la presión de los neumáticos es baja, o cualquier otro objeto natural o artificial al que se puede asignar una dirección IP y darle la capacidad de transferir datos a través de una red.”[1]

En este caso los servicios de Network son los que darán ese gran salto, pues ya no se tratará únicamente de comprender y configurar una red local, sino de hacerla funcionar e interactuar dentro del sistema global con el resto de los objetos circundantes.

4 – Biotecnología: otra innovación de la que se hablará mucho en este 2019 es la biotecnología. Se refiere a toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos. Con esta tecnología se podrán hacer cosas inimaginables, desafiando aquello que se creía imposible, como por ejemplo satisfacer la demanda mundial de alimentos, combustible, nutrición animal, entre otras.

¿Quién quita que algún día se logren generar alimentos a partir de células madre o materias primas a partir de elementos reproducibles infinidad de veces? Esta será una tarea importante y delicada que tendrán los profesionales de la tecnología, ya que para el soporte de todos los instrumentos biotecnológicos no debe existir un mínimo de error, pues el costo de éste puede ser la vida de algún ser vivo.

En este sentido, ¿dónde queda el soporte técnico como lo conocemos ahora?

Una cosa es segura: si la tecnología avanza tan rápido, así también deben hacerlo los profesionales en la materia. Si los problemas más básicos pasarán a ser resueltos por máquinas, los técnicos e ingenieros deberán entrenarse para dar soporte a hardware y software cada vez más especializado, mientras que la gestión de servicios deberá abrir las puertas y adaptarse a proyectos cada vez más innovadores.

Mientras que las máquinas no sean perfectas y auto perfeccionables, la mano humana deberá seguir detrás para crear, reparar y mejorar.

 

 

Fuentes
[1] Rouse, Margaret en TechTarget https://searchdatacenter.techtarget.com/es/definicion/Internet-de-las-cosas-IoT