Algunas realidades son parte de nuestro tiempo:

  1. Innovación y cambios constantes que requieren cada vez más de la colaboración entre disciplinas y expertos distribuidos geográficamente
  2. Deslocalización de los equipos de trabajo
  3. Aplicaciones de trabajo colaborativo en dispositivos móviles y fijos
  4. Facilidades de comunicación en línea (síncronas y asíncronas)
  5. El cambio climático que nos invita a reducir los traslados y el papel
  6. La flexibilidad y autonomía en el manejo del tiempo y horarios de trabajo
  7. Entre otros, como el coronavirus 😷

Estamos aprendiendo a sacar el mayor provecho posible a lo digital a favor del desempeño de los equipos, que tienen el reto de hacer uso de los medios de comunicación y herramientas colaborativas digitales, para mantener alineados sus objetivos y metas comunes en sintonía con el negocio, fortalecer su autonomía y multidisciplinariedad, así como desenvolverse en un clima laboral de confianza y compromiso que favorezca la mejora continua.

Queremos aprovechar las ventajas del trabajo en equipo que impulsa Agile y sus marcos de trabajo, y disfrutar de las facilidades que brindan las nuevas tecnologías para facilitar las comunicaciones, interacciones del equipo y el trabajo colaborativo, haciendo que la distancia no sea una barrera para potenciar el desarrollo de equipos agile.

Por otra parte, son innegables las ventajas de la comunicación cara a cara, ya que facilita un intercambio de energía que mejora la experiencia comunicativa, nos permite ver señales no verbales y promover un diálogo inclusivo que mejora la participación, el involucramiento y las posibilidades de mantener el compromiso. Recordemos el principio 6 del manifiesto agile: El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara.

Voy a compartirles un término traído del área de la educación: Blended learning, que se refiere al aprendizaje que combina el e-learning (estudios en línea) con encuentros presenciales síncronos en espacios físicos (cara a cara), tomando las ventajas de ambos estilos de aprendizajes.

En mi opinión, en la medida de lo posible impulsemos el Blended Working, utilizando lo mejor del teletrabajo, apoyando a los equipos con tecnologías digitales de última generación para la gestión de sus comunicaciones, interacciones y trabajo colaborativo, y del mundo físico con dinámicas que refuercen la socialización, la empatía y el compromiso.

Y en tu opinión y experiencia, ¿qué estilo de trabajo prefieres en tus equipos de trabajo?

María Esther Remedios

@soy.agile.coach