Por: Manuela Ramírez y Abril Mejías

Servicios de Soporte América en GSB

¿Alguna vez has pensado qué pasaría si se utilizaran todas las combinaciones de caracteres posibles para las placas de los autos? Pues digamos que en Internet eso ya pasó. Nos referimos a las direcciones IP (Internet Protocol), que son un número lógico o virtual usado para identificarnos cuando estamos conectados a través de la red, registrando nuestra actividad en la misma.

Desde los inicios del Internet en los años 80’s, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos había implementado la IPv4 (Internet Protocol Version 4), que usa direcciones de 32 bits, otorgando un total de 4,294,967,296 combinaciones únicas posibles. De todas ellas, 3,706,585,088 quedaron como direcciones públicas, rastreables por los proveedores de Internet. El resto quedaron como direcciones privadas, identificables únicamente dentro de un área local o una red privada (por ejemplo, una red empresarial).

Sin embargo, el 31 de enero del 2011 las direcciones disponibles en la reserva global de IANA (Internet Assigned Numbers Authority) se agotaron oficialmente, entregando el último bloque de 33 millones de direcciones; lo que quiere decir que los Registros Regionales de internet deben manejarse bajo sus propias reservas. Es por ello que algunos proveedores de Internet agrupan bajo una misma IP a todos los dispositivos que utilizan su servicio dentro de una misma casa o empresa.

Pero que no cunda el pánico, porque en el mismo año 2011 Steve Deering y Craig Mudge terminaban el diseño de la IPv6 (Internet Protocol Version 6) y era probada por grandes empresas como Facebook, Google, Yahoo, Akamai Technologies y Limelight Networks. Esta nueva versión incrementó su tamaño a 128 bits, admitiendo aproximadamente 340 sixtillones de direcciones IP, lo que equivale a 670 mil billones de direcciones por cada milímetro cuadrado de la superficie de la tierra.

En la actualidad, países como Estados Unidos e importantes fabricantes de dispositivos de comunicación orientales ya utilizan IPv6, que además trajo consigo beneficios de seguridad, manejo de calidad de servicio, mayor capacidad de transmisión y facilidad de administración. Sin embargo, aún falta mucho camino por recorrer, pues la implementación de la IPv6 a nivel mundial va apenas en un 24%.

A continuación, un mapa en el que se muestra el grado de implementación de IPv6 por país. Cuando más oscuro es el color verde, más avance se tiene en la implementación.

Fuentes
IPv4 (2018) Fundación Wikimedia, Inc. Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/IPv4
IPv6 (2018) Fundación Wikimedia, Inc. Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/IPv6
IPv6 (2018) Google Estadísticas, Recuperado de: https://www.google.com/intl/es/ipv6/statistics.html#tab=ipv6-adoption

¿Cómo saber si tengo IPv4 o IPv6?

Las IPv4 utilizan sólo números, mientras que las v6 incluyen letras. Seguramente esta información te dejó con la espinita de averiguar la versión que usa tu dispositivo. Es muy sencillo y te lo explicamos a continuación:

Si utilizas una PC

Presiona la combinación de teclas Windows + R, escribe “cmd” en la ventana emergente.

Presiona Enter o da click en Aceptar para que se abra la Ventana de comando, en la que escribirás “ipconfig”.

Presiona Enter para que despliegue la información de Configuración de IP, en la que podrás encontrar la versión con la que cuenta tu dispositivo.

Si utilizas un Smartphone o Tablet

Entra a Ajustes y selecciona Acerca del dispositivo. Una vez ahí, presiona la opción Estado y podrás ver tu dirección IP: