El sistema dynaEdge AR de Toshiba es el conjunto de unas gafas inteligentes que van conectadas a un micro ordenador que trabaja con Windows 10. Al igual que pasa con las Google Glass Enterprise Edition, la gafa japonesa trabajará mediante sistemas adaptados a la nube, esta tecnología viene a competir con otras que se encuentran actualmente en el ámbito empresarial como Vuzix o las gafas del buscador.

DynaEdge DE-100 (con sistema operativo Windows 10, procesador Intel Core m7), las gafas inteligentes Toshiba AR100 (pantalla, micrófono, panel táctil, cámara y altavoces), es un dispositivo pensado para el sector empresarial con la intención de ser una solución robusta y ligera para mejorar la eficiencia en las áreas de fabricación, mantenimiento y la logística.

Esta herramienta pareciera que fue sacada de una película de ciencia ficción, pero ya es una realidad, para un Ingeniero de Soporte, vendrá siendo un gran apoyo en sus actividades diarias, ya que les permite dar soporte desde cualquier parte simplemente conectándose a cualquier portátil que cuente con el sistema dynaEdge y poder guiar, con una gran precisión, a cualquier persona que no tenga conocimientos en soporte.

También le ayudará para poder capacitar al usuario, realizar configuraciones y conexiones de alta dificultad.

En GSB consideramos que esta será una valiosa herramienta. Estas gafas no solo ofrecen la información fundamental que los trabajadores necesitan en el momento oportuno, sino que también pueden grabar y transmitir su situación a una aplicación o un experto remoto para recibir ayuda, consejos e interactuar en tiempo real. Además, es móvil, gracias a su batería y a su conectividad WiFi y Bluetooth.

Realidad aumentada y realidad virtual

A pesar de estar entrelazadas, la realidad aumentada y la virtual plantean revoluciones diferentes, la primera agrega elementos a nuestro entorno real, mientras que la segunda permite crear un mundo virtual desde cero, con todo lo que queramos.

El término “Realidad aumentada” lo acuñó en el año 1992 el científico e investigador, Thomas P. Caudell, mientras desarrollaba uno de los aviones más famosos del mundo: el Boeing 747. Caudell observó que los operarios encargados del ensamblaje de la nueva aeronave perdían demasiado tiempo interpretando las instrucciones y pensó: ¿Qué pasaría si tuvieran acceso a una pantalla que les guiase durante la instalación? El invento no triunfó, pero en ese preciso momento nacía el concepto de “Realidad aumentada”.

Desde 2016 muchas empresas de diversos sectores ya empezaban a utilizarla con el objetivo de crear experiencias de valor para sus clientes.

Por: Equipo de Servicios Soporte México GSB

José Damazo Tzab Eb

José Moices Padilla Tun

Jorge Alejandro Medina Pérez

Andrea Guadalupe Bruciaga Sánchez