En estas casi 3 semanas de trabajo en remoto, hemos experimentado y aprendido muchas cosas, entre las cuales me permito destacar:

  1. Estabilizar las conexiones digitales con Skype, Teams y el uso de VPN.
  2. Acondicionar un espacio de trabajo en casa, seleccionando, si se puede, el lugar más apropiado que te “aleje” de los ruidos y distracciones del hogar.
  3. Crear una agenda de trabajo que conviva con la realidad familiar, implica explicar en casa que estamos teletrabajando y negociar tiempo juntos, en especial con los niños, sin olvidar a los adultos.
  4. Incorporar pausas activas de descanso para evitar estrés y agotamiento físico.
  5. Mejorar la comunicación y el trabajo colaborativo entre los miembros del equipo, manteniendo la conexión a través de herramientas colaborativas como el Teams y el móvil.
  6. Mejorar las reuniones en línea, con mejor control del tiempo y foco en la agenda.
  7. Optimizar el uso de Teams, Jira y Confluence como herramientas de trabajo en equipo.
  8. A usar, en algunos casos, tableros digitales como Miro, herramientas en línea como Funretro y Planningpoker o Scrumpoker
  9. A ser empáticos con el compañero con problemas, a tener conversaciones personales y cercanas que cohesionen las relaciones del equipo y que refuercen el sentido de pertenencia.
  10. La calidad de la reunión en línea:

11. Grabar sesiones de trabajo y compartirlas con quienes no puedan estar en línea

12. Aumentar prácticas sociales remotas que aumenten la cohesión del equipo, como una copa virtual, una sala de chat para tratar temas varios (no laborales), entre otros.

13. Teletrabajar en forma saludable implica:

En los tiempos actuales, tener salud y trabajo es un gran privilegio. Ser agradecidos, compasivos y auto gestionar nuestras emociones, formarán parte de nuestro aprendizaje y crecimiento personal y profesional.

Ánimo, que como todo en la vida, esto también pasará.

María Esther Remedios

@soy.agile.coach